El juicio de Paris

Eris, la diosa de la discordia, envía una manzana de oro a la boda de Tetis y Peleo con la inscripción “a la más bella”. El motivo era porque no le habían invitado a dicha boda. Afrodita, Hera y Atenea se autoproclaman las más hermosas, pero sólo una podía serlo. Por ello, Zeus pide a Paris que haga de juez y que sea él quien elija a la más hermosa. Dice de Hera que su mayor cualidad es la seguridad de un amor fiel; de Atenea dice que la sabiduría es su mayor arma; pero la cualidad de mujer más hermosa le corresponde a la diosa Afrodita. A partir de este momento se le considera a Afrodita la diosa de la belleza.

Más adelante, Paris llega a Esparta como invitado de honor. Al llegar se enamora de Helena, su esposa, a primera vista. Durante los nueve días que duró la fiesta tuvieron un romance a espaldas de Menelao, y cuando partieron hacia Troya se llevó consigo a Helena, con la ayuda de Afrodita.

Ante este hecho Menelao, rey de Micenas, reúne a su hermano y a todos los pretendientes que había tenido Helena para vengar el “rapto” de su esposa. Hay que recordar que Ulises hizo un pacto con todos los pretendientes de Helena y que les obligaban a ayudar al ganador, el que se casase con ella, en caso de emergencia. Y esto, sin duda, era un caso que requería su ayuda. Por ello, Menelao reunió a todos los hombres que habían firmado el pacto, entre ellos Ulises, y les obligó a ir a Troya. Así comienza la Guerra de Troya, y así es como lo recoge Homero en la Ilíada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: