Teseo y el Minotauro

Las obras literarias atenienses hacen alusiones continuamente a Teseo, pero son Apolodoro y Plutarco en sus Vidas Paralelas quienes cuentan sus hazañas de forma más extensa.

Egeo, rey de Atenas, fue al Oráculo de Delfos para saber si iba a tener hijos y al no comprender la respuesta del Oráculo marchó a Trecén a ver al rey Piteo, que era un sabio, para ver si él sabía la respuesta. Y así fue: Piteo la comprendió y emborrachó a Egeo para que estuviese con su hija Etra y, de esta unión, nació Teseo. Después Egeo marchó a Atenas, pero antes escondió sus sandalias y su espada debajo de una gran roca y le dijo a Etra que enseñase a su hijo donde estaban sus cosas cuando fuese mayor y, si conseguía levantar la enorme roca, fuese a Atenas. A los dieciséis años su madre le confesó el escondite y, sin apenas esfuerzo, Teseo consiguió la espada y las sandalias.

Teseo decide viajar a Atenas. Allí reina Egeo y la hechicera Medea, que había huido de Corinto. Medea tenía miedo de Teseo, pues no quería que el hijo que tuvo con Egeo -Medo- perdiese el trono de Atenas y, por eso, convenció a Egeo para mandar a Teseo a luchar contra el Minotauro.

El Minotauro -mitad toro y mitad hombre- vivía en un laberinto cerca de la capital de Creta. Se alimentaba de carne humana, tanto de prisioneros como de los jóvenes y doncellas que los atenienses mandaban cada año por la sanción que había impuesto el rey Minos a Atenas por haber matado a su hijo -durante nueve años tenían que mandar a Creta siete hombres y siete mujeres-. Al tercer año Teseo se ofreció para matar al Minotauro y, al principio el rey Minos le contestó que él no podía su víctima pues pertenecía a la familia real. Pero Teseo quería dar muerte al monstruo y lo consiguió con la ayuda de Ariadna, hija del rey Minos. Ariadna le prestó un puñal mágico y un ovillo de hilo para poder salir del laberinto. El joven desenvolvió el ovillo desde su entrada en el laberinto hasta que encontró al minotauro y, cuando lo hizo, atravesó el corazón con el puñal. Después liberó a los prisioneros que estaban allí y volvió a Atenas victorioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: