El talón de Aquiles

El mito del Talón de Aquiles fue escrito por el poeta latino Estacio, en el siglo I a.C., quien escribió un nacimiento muy distinto, del que habían dicho anteriormente los autores griegos, sobre el héroe griego.

Aquiles era hijo de Peleo y la diosa Tetis. En las primeras versiones sobre su nacimiento, los griegos cuentan que era el séptimo hijo del matrimonio y, al igual que el resto de sus hermanos, sufrió el tratamiento que Tetis había preparado para hacerles inmortales. Los seis hermanos murieron, tan solo Aquiles se pudo salvar de la “purificación de fuego” a la que les sometía Tetis. Peleo, logró salvar la vida del pequeño Aquiles, pero su pie derecho estaba quemado y tuvo que acudir al centauro Quirón para que le ayudase. Quirón, experto en medicina, le puso el hueso del gigante Damiso, lo que explicaba la rapidez de Aquiles pues Damiso era un excelente corredor.

Estacio hace una versión diferente del nacimiento del héroe: cuenta en su poema que cuando Aquiles nació su madre, Tetis, le sumergió en las aguas del río Éstige para convertirle en inmortal. Pero tuvo que sujetarle del talón para que no se cayese y esa parte del cuerpo no se mojó con el agua del río, por lo que Aquiles sólo era vulnerable en esta parte.

En el décimo año de la guerra de Troya, Aquiles muere en el campo de batalla tras ser alcanzado con una flecha envenenada en el talón. El talón era el único punto vulnerable que tenía Aquiles para ser herido, y Paris aprovechó esa debilidad para matarle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: