Orfeo y Eurídice

El poeta Publio Ovidio incluyó la historia de Orfeo y Eurídice en el libro X de su obra Las Metamorfosis. Orfeo es hijo de Eagro, rey de Tracia y Calíope, una de las nueve musas y Eurídice es una Ninfa de los valles de Tracia. A la vuelta de la expedición de los Argonautas, en la que Orfeo había intervenido, se casó con Eurídice.

Un día en el valle del Tempe, Eurídice se encontró con Aristeo que trató de forzarla. Ella intentó huir, pero tropezó con una serpiente que le mordió y murió. En un momento de desesperación, Orfeo bajó a los Infiernos y encantó con su lira a todos los que allí estaban, desde los tres jueces, hasta a los dioses del mundo subterráneo y a todos los que cumplían condena. Hades quedó tan impresionado que dejó que Orfeo se llevara a Eurídice con una única condición: Eurídice tenía que seguir a su marido y éste no podría mirarla hasta que saliesen al mundo real. Aceptó las condiciones y guió a su mujer por la oscuridad con el sonido de su lira, pero no pudo resistirse a mirarla y Eurídice desapareció para siempre.

Tras su regreso de los Infiernos, Orfeo se dedicó a aconsejar de la mejor manera posible para que el alma esquivase las dificultades después de la muerte. Se tejió una creencia órfica de tal magnitud que su teología influyó en las creencias primitivas cristianas, ejemplo de ello es que el viaje de Orfeo a los Infiernos está expresado en la iconografía cristiana.

Jasón y el Vellocino de Oro

La Expedición de Jasón y los argonautas es una historia mitológica muy importante que inspiró a varios autores a escribir sobre ella, pero sólo se conserva Medea de Eurípides.

Jasón es un héroe tesalio, hijo de Esón y Alcímeda. Cuando Pelias, hermanastro de su padre, destronó a Esón, su madre le encargó al centauro Quirón su educación. Al cumplir veinte años, Jasón se presenta en Yolco para reclamar el trono, que le correspondía por herencia. Al llegar allí tiene que atravesar un río y, además, socorrer a una anciana que le pide ayuda  -en realidad era la diosa Hera, que se había disfrazado-. Al final se presenta con una piel de pantera, dos lanzas y una sandalia, pues la corriente del río se había llevado la otra. Pelias, al ver que sólo tenía una sandalia se sobresaltó cuando recordó que el oráculo le previno sobre él.

Pelias engaña a Jasón diciéndole que si realmente es meritorio del trono, tiene que ir a la Cólquide y conseguir el Vellocino de Oro. Accedió Jasón esta misión y reunió héroes de toda Grecia para ir hacia allí en la nave Argo, por eso este episodio mitológico se conoce, también, como Jasón y los argonautas.

Sigue leyendo