La historia de Ulises y Calipso

En el canto XII de la Odisea nos encontramos varias historias narradas por Ulises. Aparece aquí la aventura que tuvo Ulises con la Ninfa Calipso en la isla de Ogigia.

Después de huir de las sirenas, de Escila y Caribdis y de la isla de Helios, donde los tripulantes que acompañaban al héroe enfurecieron al dios del sol, Helios, tras sacrificar varias vacas que estaban en la isla. Después de aquello, Ulises y sus compañeros salieron a navegar pero un rayo les alcanzó y sólo él sobrevivió. Naufrago llegó a la isla de Ogigia donde vivía Calipso, hija del gigante Atlas y de Pléyone. La ninfa Calipso de enamora de Ulises, lo retiene durante siete años y le ofrece la inmortalidad si se queda con ella; pero el héroe quiere regresar a Ítaca y Atenea intercede por su protector ante Zeus, que ordena a través de Hermes, a Calipso que libere a su prisionero.

Calipso obedeció la orden de Zeus y dejó marchar a Ulises. Le dio madera, para que se construyese un barco, y provisiones de comida y agua junto con una información de la posición en la que estaban para poder llegar a su casa, Ítaca. Ulises había pasado siete años en la isla de Ogigia, pero él pensaba que había sido siete días los que estuvo Ulises con Calipso. Cada día transcurrido se equiparaba a un año para los mortales.

En historias posteriores a la Odisea se cuenta que de esa unión nacieron dos hijos, Nausínoo y Nausítoo, aunque en otras leyendas se atribuyen como hijos de Ulises y Calipso a Latino, Ausón y Telégono.

Jasón y el Vellocino de Oro

La Expedición de Jasón y los argonautas es una historia mitológica muy importante que inspiró a varios autores a escribir sobre ella, pero sólo se conserva Medea de Eurípides.

Jasón es un héroe tesalio, hijo de Esón y Alcímeda. Cuando Pelias, hermanastro de su padre, destronó a Esón, su madre le encargó al centauro Quirón su educación. Al cumplir veinte años, Jasón se presenta en Yolco para reclamar el trono, que le correspondía por herencia. Al llegar allí tiene que atravesar un río y, además, socorrer a una anciana que le pide ayuda  -en realidad era la diosa Hera, que se había disfrazado-. Al final se presenta con una piel de pantera, dos lanzas y una sandalia, pues la corriente del río se había llevado la otra. Pelias, al ver que sólo tenía una sandalia se sobresaltó cuando recordó que el oráculo le previno sobre él.

Pelias engaña a Jasón diciéndole que si realmente es meritorio del trono, tiene que ir a la Cólquide y conseguir el Vellocino de Oro. Accedió Jasón esta misión y reunió héroes de toda Grecia para ir hacia allí en la nave Argo, por eso este episodio mitológico se conoce, también, como Jasón y los argonautas.

Sigue leyendo

El juicio de Paris

Eris, la diosa de la discordia, envía una manzana de oro a la boda de Tetis y Peleo con la inscripción “a la más bella”. El motivo era porque no le habían invitado a dicha boda. Afrodita, Hera y Atenea se autoproclaman las más hermosas, pero sólo una podía serlo. Por ello, Zeus pide a Paris que haga de juez y que sea él quien elija a la más hermosa. Dice de Hera que su mayor cualidad es la seguridad de un amor fiel; de Atenea dice que la sabiduría es su mayor arma; pero la cualidad de mujer más hermosa le corresponde a la diosa Afrodita. A partir de este momento se le considera a Afrodita la diosa de la belleza.

Más adelante, Paris llega a Esparta como invitado de honor. Al llegar se enamora de Helena, su esposa, a primera vista. Durante los nueve días que duró la fiesta tuvieron un romance a espaldas de Menelao, y cuando partieron hacia Troya se llevó consigo a Helena, con la ayuda de Afrodita.

Ante este hecho Menelao, rey de Micenas, reúne a su hermano y a todos los pretendientes que había tenido Helena para vengar el “rapto” de su esposa. Hay que recordar que Ulises hizo un pacto con todos los pretendientes de Helena y que les obligaban a ayudar al ganador, el que se casase con ella, en caso de emergencia. Y esto, sin duda, era un caso que requería su ayuda. Por ello, Menelao reunió a todos los hombres que habían firmado el pacto, entre ellos Ulises, y les obligó a ir a Troya. Así comienza la Guerra de Troya, y así es como lo recoge Homero en la Ilíada.